Equino Actividad

© 2016 La Ventana de los Cielos. Todos los derechos reservados.

equino sab 7 (4).jpg
equino sab 7 (4).jpg
FOTOS CABALLOS ALFA VIVI 043.jpg
FOTOS CABALLOS ALFA VIVI 043.jpg
equino.jpg
equino.jpg
La Ventana de los Cielos-0478.jpg
La Ventana de los Cielos-0478.jpg
FOTOS CABALLOS ALFA VIVI 066.jpg
FOTOS CABALLOS ALFA VIVI 066.jpg
FOTOS CABALLOS ALFA VIVI 058.jpg
FOTOS CABALLOS ALFA VIVI 058.jpg

 

 

Las actividades equinas son el corazón de La Ventana, por su efecto beneficioso en los niños con capacidades especiales. Las actividades aprovechan de los principios terapéuticos del caballo - la hipoterapia - como la transmisión del calor corporal del cuerpo del caballo a la persona, los impulsos rítmicos del caballo y el movimiento tridimensional. Además, en la equitación terapéutica, el contacto con el caballo y la motivación que genera en el niño o adolescente, contribuye a la superación de problemas de aprendizaje, y a la mejor adaptación a su medio ambiente: aumenta la motivación, estimula la afectividad, mejora la atención y concentración, estimula la sensibilidad táctil, visual, auditiva y olfativa, ayuda al aprendizaje pautado de acciones y aumenta la capacidad de independencia.

 

La monta a caballo ha demostrado en general causar una mejora en el tratamiento de condiciones como esclerosis múltiple, parálisis cerebral, autismo, síndrome de down, traumas cerebrales, enfermedades neurodegenerativas y traumatológicas, anorexia, bulimia, minusvalías de cualquier tipo, y hasta en problemas de comportamiento, sensoriales y físicos y diversas inadaptaciones sociales, como la drogadicción o delincuencia.

 

Los niños se montan “a pelo”, sin sillas, y a través de su cinturón pélvico, van sintiendo los movimientos del caballo y los latidos de su corazón, al mismo tiempo que sus propios músculos comienzan a relajarse. Los niños que tienen las manos cerradas por su condición, empiezan a relajarse y llegan a agarrar las riendas del caballo, por ejemplo. “Es algo mágico", como relata una de las entrenadoras y consultoras de la Fundación.

 

Durante la semana, se ofrecen sesiones individuales a los niños, como importante complemento a la actividad regular de los días sábados. En casi todos los casos, los padres notan mejorías; y en gran parte de ellos, una mejoría significativa en el desarrollo positivo de su hijo o hija.